Utilidad de las cerraduras anti-pánico

Actualmente las cerraduras anti-pánico son muy conocidas en áreas muy transitadas por personas, también llamadas barras anti-pánico, estas son usadas por su gran seguridad y la facilidad de abrir al momento de necesitar una vía de escape.

Por lo general se instalan en las puertas de salida, en especial en edificios laborales, comercios y cocheras, evitando de este modo el pánico de las personas en caso de alguna emergencia, como incendio, derrumbes, entre otros.

La utilidad de una cerradura antipánico

Las situaciones peligrosas pueden ocurrir de cualquier manera, y para ello es necesario tener una vía de escape para llegar de manera rápida al exterior, la importancia de estas cerraduras anti-pánico incluye su gran calidad y resistencia.

Abundan los ejemplos que podemos encontrar para la utilidad de una cerradura anti pánico, este mecanismo facilita la salida al exterior ante posibles peligros, evitando que los individuos topen con un candado o una manija, y se desesperen aun más por el miedo y no logren salir.

Consta de una fácil apertura del inmueble. Esta herramienta de emergencia evita la saturación de las personas para lograr abrir el paso a su salida, con facilidad y rapidez.

Estos elementos de cerrajería para vías de escape, se comercializan en modelos muy diversos, con sistemas de funcionamiento que varían para ponerse al servicio de cualquier usuario, incluyendo todas las personas con movilidad reducida, personas mayores o enfermas. En este caso estas incorporan una barra como suplemento para hacer más fácil la salida a estos inquilinos.

Estas cerraduras, constan de diferentes accesorios y componentes, tales como pulsadores de emergencia o cerraduras especiales resistentes al fuego.

A esto le añadimos que al consultar a un cerrajero, las recomiendan porque son fabricadas con mecanismos anti-robo, evitando así su apertura desde la parte exterior, con cilindros anti-bumping o anti-ganzúa.

Clasificación de cerraduras antipánico

Estas cerraduras se pueden clasificar de acuerdo a su orientación, quedando de la siguiente manera.

Cerradura anti-pánico horizontal

Como bien lo menciona su nombre, es diseñada para instalarse de manera horizontal, preferiblemente usadas en puertas sencillas, las que son fabricadas en una sola lámina de cualquier material, ya sea, madera, hierro, incluyendo el cristal, si el cerrajero que la instale le realiza los ajustes necesarios.

Cada tipo de barra anti-pánico se le puede añadir dispositivos de alarmas para avisar al momento que realicen la apertura y una llave que también permite restablecer la alarma, incluso puede permitir la instalación de otra cerradura para que puedas usarla cotidianamente desde la parte externa de ella.

Cerradura anti-pánico vertical

Este otro tipo de barra es fabricado para ser usado en puertas de doble hoja, pero de igual manera puede ser instalada en puertas de una sola lámina, su funcionamiento consta de pasadores que bloquean la parte superior e inferior de la puerta, ya que las puertas doble hojas, no poseen un contramarco.

A este mecanismo también se le puede incluir un sistema de alarma y una cerradura extra con manija al exterior.

Cerradura anti-pánico lateral

Este dispositivo es algo diferente a los demás, ya que no es necesario que se instale en lo largo de la puerta. Solo se ajusta en el extremo junto al marco y la barra de empuje, la cual puede ser del tamaño que el cliente crea necesario para su comodidad.

A esta le añadimos que su sistema tiene integrada una alarma de apertura y un cilindro para permitir el desbloqueo desde la parte externa.