Ábrele los ojos a tus niños, sobre los ladrones

La mejor herramienta de seguridad que los padres tienen para darles a sus niños, es la comunicación. A través de esta se logra que los niños entiendan los peligros a los que se exponen si toman tales decisiones, cuando están alejados de nuestra protección.

También es necesario enseñarles como evadir la astucia de los timadores y a adelantarse a los comportamientos más frecuentes que tienen los ladrones para que una vez en la situación de riesgo, puedan reaccionar de la mejor manera posible.

Cuando se contrata los servicios de cerrajeros para que refuercen la seguridad de las casas, solo se está logrando un paso, que es sumamente importante para que permanezcan a salvo. Pero el riesgo, también continua latente a donde ellos vayan.

Evita hablar con desconocidos

La medida más básica que se manda en casa para que los niños se mantengan al margen de los peligros, es la norma “No debes hablar con extraños”. Aunque casi todos los padres la imponen, muy pocos se cercioran de que se cumpla por parte de sus hijos.

Los cerrajeros en el raval son testigos de que a pesar de que algunas viviendas han sido reforzadas con las piezas de cerrajería mejores del mercado, se realizan acciones que no se puede garantizar la seguridad física del inmueble.

Por ejemplo, los niños que hablan con extraños, que les parecen amigables, en el parque de la urbanización los cuales pueden ser ladrones que buscan información para luego sea más fácil ejecutar el robo, con datos de sus padres de horarios de entrada y salida, pertenencia valiosas, tipo de seguridad.

Los niños en medio de su ingenuidad y gran roce social, suelen hablar muy rápido y en pocas frases describir sin nada de discreción lo que desean expresar. ¿O acaso no has hablado con un niño para confirmarlo?

Es necesario hablar con claridad con los niños y exponerle que tal información en manos de extraño nos pone en riesgo a toda la familia. No hay que dejar nada al azar ni a la suposición, es mejor dejar por sentado que los niños entendieron el mensaje.

No le abras la puerta a extraños

Es un reflejo de los más pequeños de la casa, salir corriendo a abrir la puerta de la calle cuando oyen el timbre, pero es una acción muy peligrosa que los más pequeños abra la puerta si hay extraños detrás de ella.

Algunos ladrones se hacen por vendedores para entrar a ciertas casas y observar cómo pueden volver para robar, o para ver si hay personas dentro. Los niños podrían agudizar los riesgos, es por ello hablar con los niños y enseñarles a como alejarnos el peligro.

En el mercado existen, dispositivos de seguridad muy positivos como las mirillas inteligentes que evita que tengas que abrir la puerta para saber quién se encuentra al otro lado. Los niños podrían divertirse usando esta solución de seguridad, que se convierte en un indudable complemento de la cerrajería.

Mantén tus llaves un lugar seguro

Es preciso mantener las llaves a la vista durante el día, pero a la hora de dormir no la dejes colgada en la sala, llévala al dormitorio, si un delincuente entra querrá llevárselas.